Home Top Ad




Junto con las carillas estéticas, la demanda por parte de los pacientes de un blanqueamiento  ha crecido. De nuevo, la influencia de la te...

6 errores que no debes cometer si decides hacerte un blanqueamiento dental profesional

Junto con las carillas estéticas, la demanda por parte de los pacientes de un blanqueamiento  ha crecido. De nuevo, la influencia de la televisión e internet es uno de los factores que explican este aumento, pero también la proliferación de ofertas para realizarse un blanqueamiento dental a precios bajos.

Querer mejorar nuestro aspecto es fantástico, de hecho,  pero tenés que hacerlo minimizando los riesgos. Aquí tienes 6 errores que debes evitar si estás pensando hacerte un blanqueamiento dental.




1) Pensar que el blanqueamiento dental es solo un tratamiento estético sin consecuencias.  


Es cierto que dentro de la odontología, el blanqueamiento dental profesional está considerado como un tratamiento de estética dental porque no es vital para la salud bucodental. Sin embargo, esto no quiere decir que esté exento de posibles riesgos y consecuencias que es necesario tener controladas. Por ejemplo, los productos que usamos para blanquear internamente el diente (principalmente peróxido de hidrógeno en una concentraciones adecuadas) pueden dañar tus encías si antes de su aplicación no te han colocado una férulas protectoras. Por otra parte, uno de los efectos secundarios tras un blanqueamiento dental más comunes es sensibilidad dental pasajera. No te asustes. Es un tratamiento seguro, pero no banal ni inofensivo.

2) Dejarte llevar por ofertas increibles. 

Para valorar un blanqueamiento dental profesional tienes que conocer lo que incluye. Solo así podrás tomar una decisión adecuada. Cada vez proliferan más las ofertas que prometen blanquear tus dientes por muy poco dinero. Asegúrate siempre de saber en qué consiste el tratamiento. Para que te hagas una idea, en clínica, siempre tendrás asegurado:
* Una revisión completa para ver el estado de tu boca y descartar asó posibles patologías que desaconsejen el blanqueamiento
* Una limpieza dental profesional previa que elimine la placa dental
* Férulas y gel protector para tus encías
* Tratamiento de blanqueamiento dental profesional
* Seguimiento posterior en consulta

3) No acudir con un profesional para realizarlo. 

Si no tienes información suficiente o no te explican de manera pormenorizada en qué consiste exactamente un blanqueamiento dental profesional, posiblemente sin quererlo acabarás optando por una opción que puede poner en peligro tu salud dental.



4) Caer en la blancorexia u obsesionarse con tener los dientes blancos siempre.
Tener una buena imagen es importante, pero recuerda que tu salud está primero. No hay que obsesionarse por tener los dientes más blancos del universo, porque resulta artificial. De hecho, si te fijas, los dientes tienen más aspecto de blanco hueso que de blanco nieve. En ese sentido, el blanqueamiento dental debe aclarar tus dientes de una manera natural. Y desde luego, no puedes hacerte un blanqueamiento dental todos los años. En circunstancias normales, un blanqueamiento dental dura al mes dos años y, si tienes unos buenos hábitos de alimentación y limpieza, puedes alargarlo mucho más.

5) Querer solucionar problemas de higiene a través de un blanqueamiento dental.
Como te hemos dicho anteriormente, antes de iniciar un tratamiento para blanquear tus dientes, es fundamental saber en qué estado está tu boca. A veces ocurre que la higiene dental no es la más adecuada y vemos unos dientes que pueden recuperar un aspecto mucho más estético y saludable con una limpieza dental profesional y unos hábitos rigurosos en el cepillado de dientes. Es normal que los dientes pierdan color con los años, pero no hay que confundir eso con el sarro, por ejemplo, que no es más que placa dental acumulada. Repasa qué haces en tu día para mantener tus dientes blancos. Por cierto, ¿fumas? Déjalo.

No hacer un buen seguimiento en consulta tras realizarte un blanqueamiento dental.
Todos los tratamientos que te haces en clínica necesitan un seguimiento. El blanqueamiento dental no es una excepción. No te llevará mucho tiempo y nos ayudarás a controlar que todo va bien. Esas visitas post tratamiento son útiles, además, para que nos cuentes si has notado alguna molestia, si la sensibilidad dental no remite o para indicarte un refuerzo que puedas aplicarte en casa. Ojo porque los refuerzos o kits de blanqueamiento dental que realmente funcionan solo se venden en clínicas dentales. Lo que compres en cualquier otro tipo de establecimiento -farmacias, supermercados o tiendas de estética y belleza- tiene que tener por ley una concentración menor o igual al 0,1% de peróxido de hidrógeno. Es una concentración segura para tu salud, pero con resultados prácticamente nulos para blanquear tus dientes.

Y si tenés más dudas o consultas, podés encontrarme en Facebook: www.facebook.com/DraLalyMartin

Hasta la próxima!